Con una visión deteriorada y sin hogar: La historia de Josué Jaimes

Poco a poco pierde la visión de su ojo derecho, el único sano, ya que con el izquierdo no puede ver. Esto, y un conjunto de otras patologías físicas y motoras, no fue suficiente para que su madre se detuviera antes de echarlo de su casa. Esta es la historia de Josué Jaimes, un joven de 20 años que vive en el estado Táchira.

Al percatarse de su situación y su corta edad, una pareja y vecina de la zona, en la ciudad de San Cristóbal, decidió prestarle apoyo en la medida de sus posibilidades. Así lo relata Angely Rivera.

 

Lea también: “A mi hija le hicieron una mala praxis ¿De qué sirve que se gradúen tantos médicos?” – Rostros de la Crisis

 

“Veo que es un chico joven, con ganas de vivir y trabajar, pero no cuenta con apoyo de nadie. Por eso decidimos ayudarlo para que recupere su visión y consiga un empleo. Seguiremos apoyándolo mientras podamos”, cuenta la tachirense de 24 años, quien junto a su esposo de 26, dieron posada al joven.

Josué puede recuperar la visión, siempre que pueda someterse a una intervención quirúrgica. La batalla es por conseguir el capital y los insumos para el pre y el post operatorio. Por su corta edad es poco a lo que puede dedicarse. El poco ingreso que puede percibir lo destina para sus gastos personales.

A pesar de lo ocurrido con su madre y vivir con desconocidos, Josué dice estar feliz y tranquilo en lo que ahora es su nuevo hogar. Es un joven tímido, pero decidido a recuperar su visión y buscar un mejor futuro.

Durante su conversación con el equipo de VPITV relató lo que ahora padece a ciertas horas del día por su progresiva afección oftalmológica. La invitación es a nuestro canal de YouTube para ver esta emisión de Rostros de la Crisis.

 

Disfruta de este y otros contenidos en nuestro canal de Youtube. Visítanos y suscríbete aquí:

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik